Hollywood, una historia muy hollywoodense

La serie de Ryan Murphy a simple vista pareciera una historia más de Hollywood, pero sería una injusticia para el director nombrarla así, más bien es una biografía donde pareciera que lo qué pasó en el pasado sigue siendo el presente.

Aunque pareciera que todo sale políticamente correcto también Ryan pone a la mesa temas sociales actuales como el racismo y el machismo y lo recompensa con lo ideológicamente soñado.


Aunque todo el final fue feliz para los personajes por ejemplo “Rock Hudson” al final salió del closet y vivió feliz, pero todo lo que tuvo que soportar para llegar a este punto es muy doloroso y no se puede dejar a un lado.


Camille Washington, mujer negra que gana el Oscar, muy tarde, pero no es alejado de la realidad porque fue en 1954 cuando nominaron a la primera mujer negra, Dorothy Dandridge, pero tuvo que pasar 54 años después para que hasta el 2002 Halle Berry ganara el primero.


Si bien siempre se habla bien de la época del cine mudo, en blanco y negro y de el glamour de las estrellas, pero sin cuestionar la falta de empatía y de espacio para las minorías y darle un lado más inteligente a la mujer y no nada más la sensualidad.

También al final le da importancia a la sociedad de la cultura popular mostrando a la familia asiática y al hombre negro celebrando cuando ganaron los representantes de la minoría en los premios Óscar.


Y el final de la serie va muy bien justificado con el título del capítulo “final hollywoodense” que aunque nos da un final feliz al muy estilo de las películas Hollywood parece ser muy criticado, pero es un regalo que nos quiere dar Ryan que al final si hubo justicia en los Premios Óscar aunque sea ficción, algo similar con Bastardos sin gloria con el sueño utopico de la venganza de los judíos.

2 vistas0 comentarios