El cuento de la criada: repetitiva, pero intrigante

La primera temporada de The Handmaid's Tale encantó por su crueldad y al darnos cuenta que no está alejado a la realidad.

Es una serie reflexiva porque si bien la ciudad Gilead es muy patriarcal y muy violenta para las mujeres, que desgraciadamente hay feminas que no estando en aquella ciudad viven estás violencias.


Mientras la primera y segunda temporada mostraban esa crueldad hacia la mujer, en esta tercera temporada ahora se enfocan más en la venganza y cómo va recobrando la revolución de las mujeres y la evolución del personaje principal, June Osborn. Aunque hay capítulos que se vieron muy forzadas, pero lo recompensaron por el suspenso que ofrece el capítulo.


El director Bruce Miller sigue teniendo ese toque de intriga y suspenso, se lo reconocemos, pero hay veces que entre la narrativa no se entiende las decisiones de los personajes como cuando June decide quedarse para salvar a su hija Hanna, pero tiene cero libertad para hacerlo.

Los últimos capítulos de la tercera entrega son los más interesantes y da el paso a un final muy bueno.


Es una serie que se tiene que ver y en su primera temporada en el 2017 fue una de las mejores de ese año y todos deberían conocerla para entender la violencia hacia la mujer y qué tal vez no llegamos a ese punto, pero en el mundo si existe: esclavitud sexual, violencia psicológica, verbal, física, represion, violaciones, desigualdad, discriminación, temas principales de la serie que sin duda todo el mundo debería de verla.

"El cuento de la criada es la serie más cruel y verdadera que sufre la mujer en el mundo"
1 vista0 comentarios