Better Call Saul: la transición de un abogado único e irreverente

Better call Saul se ha convertido en uno de los mejores spin-off de una serie emblemática “Breaking bad”.

Con esta quinta entrega y penúltima de la serie, ha demostrado tener un buen equilibrio en guion, estructura, y respeta lo que ha venido demostrando en todos los aspectos y me atrevo a decir que se pone a nivel de Breaking Bad.


En esta temporada nos empieza a mostrar más al personaje principal, Saul Goodman que vimos en Breaking Bad, podemos ver la razon del porqué y cómo se volvió en el emblemático abogado de Walter White.


También nos muestran cómo el abogado se empieza a involucrar involuntariamente al narcotrafico y cómo de cierta forma es apoyado de su pareja, Kim (Rhea Seehorn), misma que ha mostrado tener evolución tanto en lo profesional, como en lo sentimental y en sus valores.


Nos muestran un panorama totalmente diferente en el apoyo de las parejas al que habíamos visto en Breaking Bad con Walter y Skyler.

Hay escenas donde tendrás la misma adrenalina, intriga y emoción en la que tenías con Breaking Bad, como en la parte donde involucra el desierto, siete millones de dólares, Saúl Goodman y Mike viven una experiencia única y muy desesperante.

Personajes que se convirtieron en amados y odiados también nos muestran un poco más de sus vidas y el empiezo a su vida criminal, cómo Mike, Gus y Nacho.


Sin Duda ha mostrado ser un excelente spin-off poniéndose a la altura de su serie “mamá”, Breaking Bad, y que por su trabajo de iluminación, fotografía, guion, metáforas visuales y su montaje se ha considerado una obra maestra.

0 vistas0 comentarios